Skip to content Skip to footer

Gracias Madre. A veces me siento tan chico que hasta agradecer se me hace cosa de adultos, y pido y pido como si fuera un niño de cinco años. Pero hoy quiero agradecerte, Madre, porque jamás me abandonas. Te siento en mí, en mi casa, entre los míos.