Skip to content Skip to footer

Deberíamos ser más los que, viviendo en Aragón, región mariana por excelencia, viniéramos a Torreciudad. Lugar escogido por el santo, y construido por el hombre, que envuelve en una sobria y solemne devoción a la Virgen.