Skip to content Skip to footer

Queridísima Madre: cuida a cada uno de mis hijos para que nunca se separen del camino que lleva a Tu hijo. Tú que conoces las necesidades de cada uno, acompáñales, ayúdales, y confírmales en sus respectivas vocaciones. Y a mí, Virgen Santísima, concédeme la gracias de saber ser una buena madre para ellos, y una fiel esposa para mi marido. ¡¡Gracias por todo lo que nos das!!