Skip to content Skip to footer

Madre, ya lo entiendo, y te doy gracias por ello, pero necesito tu ayuda, porque no está del todo superado. Tú sabes lo que es mejor para mí… ¡Ayúdame, por favor! ¡No me sueltes nunca de tu mano! ¡Gracias!