Skip to content Skip to footer

¡¡Madre mía!! Y Jesús mío, escucha mis oraciones, atiende mis súplicas, ayuda a mi hija, concédeme lo que te pido para ella, por favor, sabes mi angustia. Te quiero, no me dejes, por su trabajo, y por todo lo demás, ayudanos.