Skip to content Skip to footer

Querida virgencita, me da mucha pena no poder estar este año allí contigo. Te pido para que me ayudes a vivir muy bien la Semana Santa aquí y por todos. A veces todo parece imposible, pero yo sé que con tu ayuda saldrá todo bien.