Skip to content Skip to footer

Con este título ha pronunciado hoy el rector de Torreciudad, mons. Javier Cremades, una conferencia en las 51 Jornadas de Cuestiones Pastorales de Castelldaura (Barcelona). Puedes descargarla aquí.