Skip to content Skip to footer extreme-bondage.cc

Llevo 3 años trabajando, gracias a Ella, en un lugar adecuado a mis necesidades. Desde hace año y medio, le pedía a Nuestra Señora de Torreciudad que mejorara mi horario laboral, porque estaba a jornada parcial de jueves a domingo. En el camino había tenido que renunciar a asistir a la boda de mis mejores amistades, nunca podía ir por mi dedicación profesional. También, poco a poco, se enfriaron relaciones porque no coincidía nunca con ellas…

Yo tenía la esperanza de que saliera adelante un proyecto, del que me hablaron en el trabajo hace cosa de un año, que me permitiría cambiar ese horario. Durante todo este tiempo, parecía que la cosa iba hacia adelante, pero siempre me quedaba la duda de si finalmente sería así. Hace 15 días me lo confirmaron, y que pasaba de jornada parcial a completa, con fines de semana libres. Empiezo mi nuevo horario en este nuevo proyecto el 9 de marzo.

Siempre le digo a mi Virgencina, como yo la llamo, que no me la merezco porque siempre oye mis súplicas y, aunque he sido muy pesada durante año y medio, continuamente pidiendo por esto, Ella me lo concede.

No puedo más que llenarla de mil besos por todo lo que hace por mí, por quererme como me quiere. El año pasado me concedió la gracia de que la enfermedad de mi padre no fuera a más. La perseverancia y el amor de una Madre han conseguido la segunda parte de este milagro en el trabajo. Muero de ganas porque esta pandemia nos deje viajar para ir personalmente a darle las gracias como solo Ella se merece.

¿Cómo no vamos a pedirle como niños? Si Ella todo lo nuestro lo hace suyo… No dejemos nunca de pedirle, pero tampoco dejemos de darle las gracias por lo que nos concede y por lo que no, pues solo Ella sabe realmente lo que nos conviene.