Skip to content Skip to footer extreme-bondage.cc

Por el desarrollo de mi enfermedad (fibromialgia), llevaba desde el mes de enero poco a poco empeorando, aumentaba el dolor y la medicación no hacía efecto. Al inicio de la pandemia, volví a encontrarme peor, sentía muchas molestias incluso al andar y fuertes pinchazos por todo el cuerpo.

En septiembre-octubre acudí a la consulta del médico (antes me había atendido telefónicamente), probé un tratamiento pero… me sentó muy mal, perdía más sensibilidad en los dedos, empeoraba la vista y disminuía la movilidad.

Tenía previsto realizar un retiro espiritual en Torreciudad que comenzaba el 26 de noviembre, pero no tenía condiciones físicas, ni tenía medios para llegar, y eso que disponía de salvoconducto para viajar.

Me planteé seriamente no ir, a pesar de mi predilección por Torreciudad. Decidí ponerlo en manos de la Virgen: «Reina de los Ángeles, cúrame lo mínimo para poder rezar y que aparezca una conductora».

La noche anterior recibí dos mensajes, el primero decía «hay conductora», y a las 11:20 h. de la noche, «os llevo a Torreciudad».

Mi Virgen de Torreciudad lo ha bordado, he podido rezar, no he tenido dolores intensos, las personas que han atendido la actividad han cuidado muy bien mi dieta, y con la medicación habitual, me he mantenido. Y deseo expresar con estas líneas mi agradecimiento.

 

Pilar, 1 de diciembre de 2020