Skip to content Skip to footer

Ayer por la tarde la luna llena más brillante que podía observarse en mucho tiempo también hizo acto de presencia junto al santuario, aunque reconoció que solo era un pálido reflejo del brillo que aquí desprende siempre la Madre de Dios.