Skip to content Skip to footer
Pedro Lapetra, director general de Acción Cultural del Gobierno aragonés, y los alcaldes de Secastilla, El Grado, La Puebla de Castro y Naval, inauguraron este fin de semana en el santuario de Torreciudad la exposición fotográfica «Historia reciente de una antigua devoción».

La muestra de 105 fotos recoge la documentación gráfica que se conserva, según los años: devoción a la Virgen, ermita y paisaje anteriores al nuevo santuario. Siguen la construcción, con referencia especial al retablo, y un resumen de los primeros 25 años. Después de las intervenciones de José Joaquín Sancho Dronda, presidente del Patronato de Torreciudad, hablaron Guillermo Fernández y Juan Moreno, responsables respectivamente del diseño y maquetación de los paños, y del tratamiento fotográfico. Lapetra dijo que esta exposición «es un reconocimiento a las gentes de estas comarcas, por su papel decisivo en el mantenimiento, consolidación y crecimiento de la devoción», junto a «la magnanimidad y amor mariano del beato Josemaría». «Realmente –dijo también- era difícil imaginar hace medio siglo que en este lugar se pudiera gozar de la realidad que hoy tenemos».

Según el director general, «la selección de fotos de los 25 años que ahora celebramos muestran sobre todo el contenido profundamente espiritual de las actividades que aquí tienen lugar; pero también la importante aportación de Torreciudad a la cultura y al turismo». Las fotos se muestran en 24 paños de cristal, con diferentes anchuras e iluminación propia y de ambiente. Los textos y pies de foto van serigrafiados sobre el cristal, con la dirección de Rey&Asociados. La muestra tiene carácter permanente y se localiza en la cripta del santuario, con entrada gratuita y en los horarios de apertura del templo. Por su parte, Sancho Dronda explicó que «el Patronato de Torreciudad pretende con la exposición una finalidad informativa y catequética, que mueva al amor a la Virgen y exprese su respeto y cariño a tantas generaciones que han cuidado de este centro de peregrinación».