Skip to content Skip to footer

Limache, Chile

 

Pati y Javier vinieron a España desde Chile en febrero para preparar su boda, que tuvo lugar el 13 de julio en Barcelona. En aquella ocasión se llevaron una capilla de Torreciudad para distribuirla en Chile en la comunidad de religiosas Mater Dei y la parroquia de San José, de la localidad de Buin. El 21 de diciembre de 2013 nos llegó, de parte de todos los que tuvieron en su casa la capilla de Torreciudad, una imagen de la Virgen de las Cuarenta Horas, de Limache.

 

INFORMACIÓN SOBRE ESTA ADVOCACIÓN

A inicio del siglo XIX un grupo de pescadores de la entonces modesta caleta de Concón, encontraron flotando en el mar un cajón, el cual contenía una hermosa imagen de la Santísima Virgen María, vestida de blanco con manto azul. Llevaron la bendita imagen a sus modestas casas, que no eran más que unas chozas, y la comenzaron a honrar con tanta fe, que ella les retribuía con múltiples gracias. Al pasar algunos años, quisieron compartir esta gracia y llevaron la milagrosa imagen a Limache para un culto mayor, en donde fue adquirida por don Juan Crisóstomo Rodenas, un piadoso y conocido vecino de la ciudad el cual, la llevó a su hogar y empezó a rendirle tributo junto a muchos limachinos que frecuentaban su casa, por amistad o motivos de trabajo. La devoción y fe a la bendita imagen de la Purísima Concepción empezó a crecer en Limache, por lo cual, cada domingo de la Quincuagésima o de las Cuarenta Horas (previo al miércoles de Ceniza), era llevada al templo parroquial donde se celebraba el Jubileo Eucarístico de las Cuarenta Horas (celebración en la cual se adora al Santísimo Sacramento por tres días consecutivos durante Cuarenta horas).