Skip to content Skip to footer

Alcanar, Tarragona, Cataluña

 

El 10 de abril de 2016, un grupo de amigos de Alcanar (Tarragona) peregrinó a Torreciudad con una imagen de la Verge del Remei, patrona de esta localidad.

 

INFORMACIÓN SOBRE ESTA ADVOCACIÓN

Alcanar, pueblo costero, celebra en octubre su tradicional Fiesta del Remedio en la que rinden homenaje a su patrona, la Virgen María del Remedio. Cada cinco años la figura de la virgen sale en procesión. El segundo domingo del mes de octubre, Alcanar celebra las Fiestas Mayores en honor a su patrona, la Virgen María del Remei. En los años acabados en cuatro y nueve, cada cinco años, se celebran por las mismas fechas las Fiestas Quinquenales. Es la versión más solemne de las Fiestas del Remei. La Virgen sale de la ermita desde el núcleo de Alcanar y recorre en procesión las calles de la población hasta llegar a las Casas de Alcanar. Para la ocasión, los vecinos preparan altares engalanados minuciosamente con alfombras de serrín y colores.

En 1936, durante la guerra civil, la antigua imagen de la Virgen del Remedio fue destruida. Terminada la confrontación se encargó una nueva imagen a unos talleres escultóricos de Onda (Castellón), sufragada por suscripción popular. El 7 de octubre de 1939, la nueva imagen de la Virgen del Remedio se recibió con toda la solemnidad. Los actos litúrgicos, antes de trasladar y entronizar la imagen a su ermita, se realizaron en la plaza Mayor oficiados por Mn. Federic Domingo. Éste, en presencia de la población que se reunía, propuso que cada cinco años se celebraran unas fiestas de carácter extraordinario en honor a la Virgen. La propuesta fue aceptada por aclamación popular, formulándose la solemne promesa de celebrar cada cinco años las Fiestas Quinquenales. Desde su instauración las Fiestas Quinquenales se han celebrado ininterrumpidamente cada cinco años, en concreto los años terminados en 4 y 9, llevándose celebradas un total quince ediciones. Es una gran celebración, en la que la Virgen del Remedio es bajada en romería de su ermita en el pueblo. La llegada de la Virgen María a Alcanar supone uno de los actos más emotivamente vividos por toda la ciudadanía, y celebrado con un gran castillo de fuegos de artificio blancos que da formalmente inicio a estas fiestas.