Skip to content Skip to footer

Zaragoza, Aragón

 

La Cofradía Penitencial de Nuestra Señora de la Piedad y el Santo Sepulcro, de Zaragoza, hizo un Vía Crucis en Torreciudad el 16 de marzo de 2014 y ofreció al santuario un plato de cerámica de Muel con la imagen de la Virgen de la cofradía.

 

INFORMACIÓN SOBRE ESTA ADVOCACIÓN

Hasta 1937 en Zaragoza no existían Cofradías Penitenciales tal y como hoy las conocemos. La Muy Ilustrísima, Antiquísima y Real Hermandad de la Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo y Madre de Dios de Misericordia, más conocida como la Hermandad de la Sangre de Cristo, era la encargada desde siglos atrás de la organización de los actos de Semana Santa consistentes principalmente en la llamada Procesión del Encuentro y la conocida Procesión General del Santo Entierro. En 1935 la tensión política y las dificultades por las que atravesaba el país hacían muy difícil la organización de la Procesión, durante los años anteriores, desde 1931, había estado suspendida. Faltaban voluntarios para llevar los pasos e incluso se hizo explotar una bomba durante la procesión que originó una gran confusión.

Fue en 1937 cuando los Beltrán, Herrando, Sanvicente, Peclós, Zaldívar, Sanz, Morón, Baquedano, Sales, Montserrat, Bastero, De Diego, Guallart y algunos más, animados por el primer Consiliario, Don Leandro Aína, lograron la fundación de la Cofradía de Nuestra Señora de la Piedad. Había nacido la primera Cofradía Penitencial de Zaragoza, filial de la Hermandad de la Sangre de Cristo. Desde 1940 la cofradía ayudó a las madres desvalidas a través de su Secretaría de Caridad, pero sería en 1946 cuando se instituyó el acto del Ejercicio de la Piedad, que se desarrolla todos los Viernes Santos en la Iglesia de San Nicolás, minutos antes de comenzar el traslado de los pasos hasta la Iglesia de Santa Isabel