Skip to content Skip to footer

Ayerbe, Huesca, Aragón

 

El Orfeón «Reino de los Mallos», de Ayerbe (Huesca), participó en la Jornada del Medio Rural y dejó como recuerdo este cuadro de la Virgen de Casbas.

INFORMACIÓN SOBRE ESTA ADVOCACIÓN

Cuentan que la Virgen vino desde Casbas de Francia queriendo este pueblo escoger y desde entonces es invencible baluarte que protege la vida y la fe de los ayerbenses, invocándola en momentos de prueba y confiando en su amor maternal. Esta fiesta es en acción de gracias por la milagrosa lluvia que el día 1 de junio de 1640 consiguieron la villa de Ayerbe y sus aldeas. Llevaron entonces en veneración esta Santa Imagen a la Colegiata de San Pedro de esta villa, donde se veneró nueve días y el último de ellos, que fue el primero de junio, la restituyeron a su santuario de Casbas. Antes de que las procesiones pudieran volver a sus pueblos, llovió con tanta abundancia que se restauró la cosecha. Consta todo de escritura pública que, en dicho día, mes y año se hizo y testificó para memoria de tan grande beneficio y en consideración del mismo hicieron Ayerbe y sus aldeas voto de venerar a esta Santa Imagen en dicho día.

La talla de la Virgen, al igual que el resto de las Vírgenes aragonesas de este periodo, es lo que se ha dado en llamar una «Virgen-Trono» o lo que es lo mismo: el hecho formal necesario para que Cristo se encarnase y conviviese con nosotros. Virgen que en su regazo facilita el asiento necesario a Cristo. Ella alza la mano derecha en la que porta un pequeño orbe. Cristo bendice y sujeta con su mano izquierda lo que parece un rollo de pergamino en vez del consabido libro. La talla es de madera y está policromada conforma a los gustos dominantes en la época de su fabricación (mediados del XII). En el santuario de Casbas encontraremos en su altar una réplica de su talla original, que como ya he mencionado se guarda en la parroquial de Ayerbe.