Skip to content Skip to footer

Bucarest, Rumanía

 

Un grupo de peregrinos rumanos residentes en Lérida entregó esta imagen el día 29 de abril de 2007.

 

INFORMACIÓN SOBRE ESTA ADVOCACIÓN

El icono, realizado en los talleres del patriarcado rumano, representa a la Virgen María portando a su Hijo Jesús. «Este paso que ha dado Su Beatitud, enviándonos este icono, nos hace tomar conciencia de este “movimiento cada día más amplio para restaurar la unidad de todos los cristianos” que se ha afianzado notablemente y progresa día a día», dijo monseñor Di Monte agradeciendo el regalo del patriarca ortodoxo. «Si es verdad que los cristianos buscamos la unidad y la comunión de vida, es más cierto que Dios nos la regala sobreabundantemente», añadió el arzobispo de Mercedes-Luján. Por último recordó que Pablo VI afirmó en su documento sobre el culto a la Santísima Virgen que Ella sería «punto de encuentro para la unión de todos los creyentes en Cristo» y que León XIII decía que «la causa de la unión de los cristianos pertenece específicamente al oficio de la maternidad de María». En Rumanía la mitad de la población es ortodoxa y la mitad católicos, así esta imagen, Virgen de la Unidad, se refiere a la unidad de todos los cristianos.
San Juan Pablo II llamó a Rumanía “El jardín de la Madre de Dios”, pidiendo por la unidad de todos los cristianos del país.