Skip to content Skip to footer

Seúl, Corea

La Rejoice School of Evangelization, de Seúl, es una de las entidades que se dedican a impartir catequesis al gran número de coreanos que desea convertirse al catolicismo cada año. El 26 de abril de 2012 se detuvo en Torreciudad, en su recorrido por la Ruta Mariana, y dejó como recuerdo de su peregrinación esta imagen de la Virgen.

 

INFORMACIÓN SOBRE ESTA ADVOCACIÓN

El cristianismo en Corea comenzó como un movimiento laico indígena. El coreano Yi Seung-hun, que se bautizó en China en 1784, comenzó a bautizar a otras personas ese año. A medida que su fe comenzó a extenderse, los católicos enfrentaron persecución y dificultades por parte de los gobernantes que veían la religión como una influencia subversiva a la que había que enfrentar.

Durante 1801, varios católicos fueron asesinados, incluido el primer sacerdote de Corea, el padre James Zhou Wen-mo, que fue enviado allí por la diócesis de Beijing en 1794. Los gobernantes comenzaron a ver el catolicismo como una religión falsa que niega la ética confuciana e invita al imperialismo occidental al país. La persecución más grande en 1866 produjo unos 8.000 mártires.

La persecución terminó oficialmente en 1886 con la firma de un tratado con Francia. A partir de 1945 los católicos de la Corea del Norte comunista se encontraron nuevamente con la opresión y la mayoría de ellos huyó al Sur. Corea del Norte revivió las religiones en 1988 con la construcción de la Iglesia Católica Changchung en Pyongyang sin ningún sacerdote residente. La patrona de Corea del Sur es Nuestra Señora de la Inmaculada Concepción.