Skip to content Skip to footer

Kalojanovo, Bulgaria

 

El 7 de mayo de 2015, un grupo de feligreses de la parroquia de Kalojanovo (Bulgaria) que recorría la Ruta Mariana y el Camino de Santiago dejó como recuerdo un icono de la Chiprovska Bogoroditsa, que les fue entregado por su obispo antes de comenzar la peregrinación.

 

INFORMACIÓN SOBRE ESTA ADVOCACIÓN

Chiprovtsi (pronunciado [ˈTʃiproft͡si]) es una pequeña ciudad en el noroeste de Bulgaria, administrativamente parte de la provincia de Montana. Se encuentra a orillas del río Ogosta en los Balcanes occidentales, muy cerca de la frontera entre Bulgaria y Serbia. Según la tradición, el icono milagroso de la Santa Madre de Dios de Olovo es obra del evangelista Lucas. En un incendio en el monasterio franciscano de Olovo, el icono original se quemó. Los monjes franciscanos bosnios trajeron consigo una copia del ícono milagroso en Chiprovtsi en 1366. Este ícono es conocido como la Santa Madre de Dios de Chiprovtsi. El propio icono indicaba dónde debía construirse la Iglesia de la Santa Madre de Dios. El icono se conservó desde durante más de tres siglos en la iglesia construida en 1371, y más tarde en la nueva iglesia construida por el arzobispo Peter Bogdan en el sitio de la antigua.

Después del fracaso del levantamiento de Chiprovtsi en 1688, los refugiados búlgaros llevaron el icono a Sibiu, Transilvania. Está ubicado en la iglesia de San Ivan Capistran en Sibiu. Con base en el juicio, que tuvo lugar el 1 de diciembre de 1742, y la orden emitida por el padre Ivan Kostel, titular de la Catedral de Carolina, se permitió rendir homenaje público al icono. Este documento enumera algunos de los milagros que realizó el icono y, en base a ellos, fue declarado milagroso. En 1751, junto con el templo, el icono se incendió. Hay varias publicaciones de finales del siglo XIX y principios del XX de monjes croatas sobre el icono de Olovo. En 1893, se publicó en el periódico Glasnik Jugoslavenskih Franevaca una copia en blanco y negro del icono, reproducido por el padre Ierko Vladic. En relación con la visita del Papa Juan Pablo II a Bulgaria en 2002, la comunidad católica búlgara se dirigió a Siika Tacheva de Chiprovtsi con una solicitud para tejer un panel con una copia de la Santa Madre de Dios Chiprovtsi. El icono fue presentado al Papa en Plovdiv en mayo de 2002.

La Virgen nos señala con su diestra el camino para la salvación de nuestras almas. Señala a su hijo Jesucristo sentado en su regazo a quien bendice. Cristo está recreado como un niño pero carece de una expresión infantil. En la ortodoxia se considera que Él no tiene edad y es símbolo de la sabiduría. Es eterno pese a que temporalmente ha adquirido la apariencia de un ser humano. El Dios Padre nos lo ofrece para que lo podamos entender en nuestras dimensiones humanas. En la frente y en los dos hombros en los dos hombros de la santísima Virgen hay tres estrellas que forman un triángulo que simboliza su castidad, inocencia y maternidad. Es que la Virgen ha demostrado no ser pecadora tras haber sido madre y además, ha sido elegida especialmente para entre las mujeres recibir una bendición y dar a luz a nuestro redentor. Lo característico de los iconos de la Virgen acompañada por el pequeño Jesús es que es éste quien siempre bendice y ella, aparentemente, se sitúa en un segundo plano. La Diócesis de Nikopol presentó al Papa una imagen tejida del famoso icono milagroso de Chiprovtsi de St. La Virgen. Fue ella quien comenzó a llorar la víspera del levantamiento de Chiprovtsi en 1678. El tejido se realiza según las tradiciones de las famosas alfombras Chiprovtsi.