Skip to content Skip to footer extreme-bondage.cc
El periodista Mino Vignolo es el hombre en España del primer periódico italiano, el Corriere della Sera, con una tradición que supera los cien años, con 750.000 ejemplares diarios y un millón los domingos, « un periódico que fue fundado por la burguesía lombarda, de Milán, y empezó como la voz de esta región y se difundió por toda Italia después ».

Vignolo contó con la experiencia del Corriere della Sera durante una visita familiar realizada al Altoaragón y Torreciudad, de la que comenta que « ha sido la primera vez que vengo y me ha impresionado el paisaje, la hospitalidad y la calidad de la oferta turística ». Vignolo trabaja desde 1971 en el Corriere, y cuenta que realizó los estudios en la Universidad Católica del Sagrado Corazón de Milán, « luego trabajé un año en un periódico de relaciones internacionales, Relazioni Internazionali, y luego en el Corriere en la redacción internacional cuatro años ». Vignolo ha sido enviado especial en el norte de Africa, Africa árabe y Oriente medio; en 1982 con la ley marcial vigente en Polonia fui corresponsal en Europa del este, y « mi trabajo hasta 1985 fue sobre todo Polonia, con un gran interés en Italia hacia Polonia, también por el origen de Juan Pablo II ». Recuerda que fue el primer corresponsal en Europa del este, « cubrí el viaje del Papa en 1983, fue una experiencia inolvidable, he visto un país que acudía por millones a la misa del Papa, una cosa increíble en un país que estaba en ley marcial y bajo un régimen comunista.

Después trabajé nueve años en Londres, dos años en Italia, y ahora llevo dos años y medio en España, que es un país que nos gusta muchísimo a mi y a mi familia, ha sido un sueño esta posibilidad de venir, me gusta todo: la cultura, la historia, el paisaje, todo ». Sobre la corresponsalía en Madrid explica que « aparte de la política, que interesa mucho en Italia, existen temas muy importantes como la economía, con la vertiente de América Latina; España es muy dinámica por la expansión de empresas en el extranjero; luego la cultura, el deporte, intento trabajar todos los otros aspectos. Hay que tener en cuenta que la evolución política española goza de un interés creciente en mi país ». Mino Vignolo dice que de « Aragón conocía Zaragoza, de paso por la autopista cuando voy a Italia, y me recuerda en algún aspecto a Arizona, un paisaje del oeste americano, como desierto, el rojo de la tierra. Ahora adentrándome en Huesca me sigue impresionando mucho el paisaje, tan distinto ».

En relación al santuario, Mino Vignolo señala que « es impresionante la belleza, que une lo tradicional y lo moderno. Me gusta la atmósfera de espiritualidad, en todos los rincones los detalles están muy cuidados, es un trabajo muy bien hecho ». Al hablar del pontificado de Juan Pablo II afirma que « como experiencia personal puedo decir que la capacidad de comunicación es excepcional, con una facilidad increíble de conectar con las varias clases sociales. Evaluando todo creo que es un Papa excepcional, esta es mi impresión y creo que mucha gente tiene la misma opinión ».