Skip to content Skip to footer

El Consejo de Europa ve “con preocupación” el funcionamiento del Tribunal Europeo de Derechos Humanos, porque “víctima de su propio éxito” no da abasto para tramitar, en plazos razonables, las miles de quejas que llegan.

Así se expresó Alfonso de Salas, jefe de la División de Cooperación Intergubernamental del Consejo de Europa, en el área de los derechos humanos, que se refirió al intento de“racionalizar y agilizar este mecanismo de protección de los derechos humanos, único en el mundo”.

De Salas, que trabaja en el Consejo de Europa desde 1985 y que participó en un coloquio en Torreciudad, dijo que “si hay cada vez más quejas, no es porque se violen cada vez más los derechos humanos en Europa, sino porque el mecanismo de reclamación ante el Tribunal de Estrasburgo es cada vez más conocido, inclusive en países recientemente incorporados, como Rusia o Polonia”.

Advirtió que “cada país debe tomarse más en serio su compromiso de respetar el Convenio europeo de Derechos Humanos, resolviendo los problemas a nivel nacional, sin sobrecargar al Tribunal de Estrasburgo”.

El alto funcionario europeo, destacó “el prestigio de nuestro recurso de amparo, que facilita la resolución de bastantes problemas a nivel nacional, descargando al Tribunal de Estrasburgo”.

En el coloquio se refirió también a la inmigración, y señaló la necesidad de que “cada país encuentre soluciones jurídicas y políticas compatibles con la dignidad humana del inmigrante, sin manipulaciones del problema que puedan acabar en actitudes irracionales colectivas, de racismo primario y de xenofobia”.

Explicó que “cada país tiene el derecho y el deber de encuadrar la inmigración dentro de una normativa que se adapte a sus circunstancias particulares, pero siempre desde el respeto hacia la dignidad humana del inmigrante. El Estado debe velar por evitar toda deriva racista y esta obligado por el articulo 3 del Convenio Europeo de Derechos Humanos a evitar absolutamente todo trato inhumano o degradante respecto de cualquier persona que se encuentre bajo su jurisdicción, sea por el motivo que sea”.

Por ultimo, dijo que el Comité da dictámenes sobre protección de derechos individuales básicos, como el derecho a la vida. En fecha muy reciente, y refiriéndose al sector vulnerable de los enfermos incurables o moribundos, el Comité ha insistido en la necesidad de poner en práctica a nivel nacional programas de cuidados paliativos y tratamientos antidolor, al tiempo que ha recalcado con firmeza su oposición a la eutanasia y al suicidio asistido.