Skip to content Skip to footer extreme-bondage.cc

El 29 de mayo de 2010 se celebró la 1ª peregrinación a Torreciudad de familias de Guinea ecuatorial con la Virgen de Bisila, Patrona de este país. Desde entonces, muchos peregrinos ecuatoguineanos han honrado en el santuario a la Madre de Dios bajo esta advocación africana. Una de ellas, Inés María Ndjoli Malonga, ha recopilado algunos testimonios que muestran el derroche de gracias que Nuestra Señora les ha prodigado a lo largo de todo este tiempo.

PRESENTACIÓN

«Como nace una ceiba»

¿Por qué he elegido este título? La verdad es que el título… ¡siempre es lo más difícil de concretar! A través de un título, sin quererlo, ya comienzas a transmitir: con él, puedes motivar a que la gente se anime a bucear en tus páginas… o no; ayudas a que la gente se pueda sentir familiarizada con lo que se va a encontrar y quiera interesarse por lo que has escrito… y así… un innumerable etcétera.
En este caso, viene a ser una metáfora alrededor de la figura de la ceiba, que es el árbol nacional de Guinea Ecuatorial. Se trata de un árbol milenario; todos aquellos que hemos tenido la suerte de haber pisado tierras guineanas, hemos visto y/o crecido alrededor o cerca de una de ellas: crecen con nosotros, forman parte de nuestro paisaje; nos aportan sombra, nos protegen; de alguna manera, no nos dejan y nos acompañan siempre. De un modo u otro, quise hacer un paralelismo con las inspiraciones y las llamadas de la Virgen, en este caso, la Virgen de Bisila, Patrona de Guinea Ecuatorial.
Tuve la inmensa suerte de estar pasando una temporada en Torreciudad por motivos profesionales, justo cuando “nació” la Peregrinación de la Virgen de Bisila, y pude coincidir con gente estupenda y magnánima que sacaron adelante este proyecto tan maravilloso.
He recogido los testimonios de algunos de ellos a partir de una plantilla a modo de entrevista que les envié. Cada uno ha descrito su experiencia a su modo y según su manera de ser, lo cual me parece de lo más enriquecedor. He intentado respetar al máximo el relato de cada uno de sus protagonistas.
Cuando los releí, una vez recibidos, he de confesaros que me emocioné. Me emocioné porque, una vez más y como siempre, la Virgen se sirve de todo y de todos para llevarnos hacia lo más importante: su Hijo.
Cabe destacar que todos estos textos se redactaron antes de la pandemia, con lo cual, el contexto es totalmente diferente a nuestra realidad actual.
Espero que con estas líneas a ti también te lleve adonde Ella quiera, adonde más te convenga y, ojalá, si tú le dejas… sea siempre de su mano.
Yo tuve esta experiencia en el santuario de Torreciudad, en Huesca; pero para Ella no hay barreras de ningún tipo.
Por último, te pido que si visitas este santuario en alguna ocasión, no dejes de pasarte por la galería de Vírgenes y de saludar a la Virgen de Bisila de mi parte, de parte de todas las personas que salen en este libro, y ¿por qué no? ¡de parte de todos!
¡MUCHAS GRACIAS!

  • PRESENTACIÓN: Me llamo Faustino Esono Nguema Nkara. Soy sacerdote católico español de origen guineoecuatoriano, y estoy destinado actualmente como Párroco de la Misión Católica de Lengua Española en Augsburgo (Alemania).
  • PRIMER CONTACTO: Empecé mis estudios de Filosofía y Teología en Guinea Ecuatorial, y los terminé en Zaragoza, donde tuve contacto con muchos sacerdotes del Opus Dei a través de don Julián Díez, que me invitó a varios retiros en Torreciudad y a sus encuentros de oración en Zara-goza.
  • EXPLICAR LA SITUACIÓN: Uno de los sacerdotes de la obra, don Alberto Paunero, es el que me animó en febrero de 2010, a organizar una romería con la advocación de la Virgen de mi tierra, como llevaban tiempo haciendo varios pueblos de Latinoamérica.
  • REACCIÓN PERSONAL: Le dije que nunca había organizado una romería, y además, no era fácil organizar con mis paisanos semejantes eventos.
  • DETERMINACIÓN: Él me animó a intentarlo, y me puso en contacto con Germán y Margarita, un matrimonio colombiano, para que me ayudaran. Después se sumaron Alejandro Ndjoli y Juana, un matrimonio de Tarragona, que también me animaron mucho.
  • IMPACTO PERSONAL: Por fin pudimos organizar la primera peregrinación con la Virgen de Bisila el sábado 29 de mayo de 2010. La llamamos oficialmente “Primera Jornada de Familias de Guinea Ecuatorial”. Fue un éxito, acudió mucha gente y todo salió bien. A nivel personal vivo estas jornadas como un momento especial de devoción a la Virgen y de celebrar la fe con mis paisanos procedentes de diferentes partes de España.
  • MILAGROS: El primer milagro es que hayamos mantenido estas jornadas hasta hoy, porque los guineoecuatorianos solemos ser inconstantes. Empezamos una cosa y en poco tiempo la abandonamos. El segundo milagro es la cantidad de gente que se confiesa en cada jornada, muchos de ellos después de muchos años alejados de la Iglesia y del sacramento de la reconciliación.
  • DETALLES QUE LA VIRGEN DE BISILA HA TENIDO CONTIGO: A mí, personalmente, me ha ayudado a profundizar mi devoción a ella, y a trabajar con más fe y esperanza por la unión de los diferentes pueblos y etnias de Guinea Ecuatorial.
  • ¿DESEAS APORTAR ALGO MÁS?: Sólo dar gracias a Dios, a la Virgen de Bisila y a Torreciudad, por habernos permitido tener todos los años estas jornadas. También agradecer a todos los que han colaborado con nosotros desde la primera jornada.

Inés María, a nosotros (a mi marido Germán y a mí) nos sugirieron hablar con don Faustino, un sacerdote de Guinea Ecuatorial que estaba en la Parroquia de San Valero (en Zaragoza). Fuimos a verle y le invitamos a Torreciudad; no teníamos la talla de la Virgen y me dirigí a ti, y me ayudaste a contactar con Enrique Builelo para hacer la talla de la Virgen de Bisila en escayola. Él la elaboró y viajó desde Valencia a Tarragona con la Virgen en brazos.

 Al llegar a Torreciudad en el autobús con tus padres se la entregó a don Javier Mora, el rector de Torreciudad en ese momento (que en paz descanse).

Durante toda la Misa recuerdo a Enrique llorando; creo recordar que decía que era la única talla que no se quemaría, porque él hacía ninots para las Fallas de Valencia y todas se quemaban. Luego nos hizo la talla que tenemos en Torreciudad desde Guinea y con madera de su país.

Espero te sirva, un abrazo.

  • Mi más profundo agradecimiento por haber pensado en mí como cooperante de este señalado proyecto. No deja de resultar impactante la elección que presenta, a su vez acompaña en su preámbulo la base de preguntas y sugerencias clave a los deseos de contenidos fundamentales. A mí me ha gustado mucho, muchas gracias.
  • PRESENTACION: Tengo 75 años, casado, con 3 hijos y 5 nietos. Nacido en Niefang (Guinea ecuatorial), licenciado en Ciencias Económicas y Derecho, con domicilio en Sabadell, jubilado. Soy del Opus Dei desde 1985.
  • PRIMER CONTACTO: Durante mi vida de infancia, quizás también más tarde, siempre pensé haber adquirido de forma sólida aquellos fundamentos de la Palabra de Dios aprendidos en la catequesis que recibía, siempre, con alegría y la solidez habitual de la edad, a manos de mis padres, catequistas y sacerdotes. Sin embargo, con el tiempo, esta formación que creía tener, estaba sujeta mientras vivía al lado de mi familia. Al salir de casa, y al conocer qué es el examen de conciencia de purificación de mis faltas, fui notando que, ante todas aquellas dificultades que iba encontrando en este camino después, encontré en todo ello un seguimiento al Señor, no vi formas fáciles de remontar aquellas holguras como pruebas fáciles. Cada vez me iba dando cuenta de que mi seguimiento al Maestro estaba asentado en unos sentimientos fáciles: saber rezar el Santo Rosario, saber tocar instrumentos de invitación a la Santa Misa, saber recoger el altar, sentirse aplaudido teniendo pocos años, y no en la vida de oración, de meditación de sus palabras que me conducen de verdad al Reino.

  •  

    EXPLICO MI SITUACIÓN: El último sábado del mes de mayo de 2016 tuve una conversación con Fernando Barrachina. Fue en un espacio del colegio La Farga de Sant Cugat del Vallés, en la que me propuso unirme al grupo de ecuatoguineanos de Barcelona y alrededores, a una peregrinación que era el último sábado de cada mes de mayo, para realizar al santuario de Torreciudad y así homenajear a la Virgen de Bisila, Patrona de la Isla de Bioko.
    Antes de la respuesta, se me vino a la cabeza lo que hacíamos en Sabadell, antes de ser de la Obra, siendo cooperador, cuando estando en el Club Racó de Sabadell, en tres ocasiones fuimos al santuario a cooperar en trabajos de acondicionamiento, para ayudar en obras que nos encomendaban.
    En realidad, la idea del Delegado Fernando era la ayuda a los peregrinos guineanos en su coordinación de forma permanente, para que el grupo, asiduamente acudiera a Torreciudad a rezar y a cantar a la Virgen. En esta ocasión, fue la sexta vez para ellos.
    Al aceptar la propuesta, pasé de recibir una normal invitación sobre el viaje de peregrino, al decir sí, a iniciar un trato personal, que resultó para mí un nuevo plan para acercarme más a mi vida de oración. Desde aquel día, me sentí también llamado por la Virgen a seguir las huellas de Cristo. Vi aquí una ocasión de enriquecimiento para mi plan de vida y de un apostolado para mí y el de mis hermanos.

  •  

    MI REACCIÓN PERSONAL: Resultó para mí una forma de ingreso definitivo y alegre al camino hacia mis planes, y también para cubrir mis deseos para acercarme a nuevas metas. Me sentí, desde mi salida de Barcelona hasta nuestra llegada a Torreciudad, el aire fresco y delicioso que necesitaba como nuevo recurso para unos actos no frecuentados como peregrino, también como uno más del grupo de Barcelona; con el rezo del Santo Rosario a la ida, las películas de San Josemaría durante el trayecto, los actos preliminares al llegar al santuario, por nuestra entrada a la sala de presentación de actos; la amplia charla en el confesionario a cargo de don Faustino junto a otros sacerdotes, de aquellos ensayos previos protagonizados por organistas y coros para la Santa Misa de las 13 horas; el espectacular mosaico de las cantantes que seguían al grupo de orquesta, de la Ofrenda de Ramos a la Virgen, de las comidas de hermandad de peregrinos al final de la Santa Misa, para, al final, más música, con baile en corro, cantando a la Virgen de Bisila. Por último, a las 5, el rezo del Santo Rosario en la explanada, que fue la penúltima parte para la vuelta a casa.

  •  

    IMPACTO PERSONAL: Fue un día muy animado que me recordaba los tiempos que viví en Malabo, los años que estudiaba en la Escuela Superior Indígena aunque todavía no existía aún el Santuario de Basilé ni tampoco la advocación a la Virgen de Bisila. Nunca había presenciado desde entonces actos similares. Desde aquel día tuve muchas ganas de ir cada año. Estaba asistiendo a una fiesta en un día muy hermoso con un seleccionado grupo de paisanos que sabían qué se hace. Un día de encuentro muy animado con jóvenes muy contentos procedentes de diversos lugares: La ilusionada animación de don Faustino, entonces destinado en Zaragoza, la audacia de los organistas de Zaragoza y de Lleida. canciones de peregrinos de Barcelona, de Tarragona, de Lleida, en diversas lenguas ecuatoguineanas y de otros lugares.

  •  

    EXPECTATIVAS, IMAGINACIÓN: Estoy seguro de que dará sus frutos la luz que recibí del Señor aquel día, seguramente con aportación a la gracia necesaria para encontrar el fortalecimiento de aquellas acciones. El Señor nos dio de manera definitiva la ayuda y conocimientos recibidos por el grupo de Barcelona, invitados al apostolado personal. A partir de aquí, tomamos la iniciativa del apostolado personal. A partir de aquí el grupo tomó unas iniciativas singulares. De elegir una parroquia concreta, en la capital de Barcelona, donde asistir con regularidad a la Santa Misa, con atención parroquial, para recibir debidamente los sacramentos, fundamentalmente la confesión, de forma frecuente y regularidad, asistencia a charlas doctrinales, participar en las intervenciones parroquiales. No arrugarse en su participación en las actividades pastorales, asistencia al Santo Rosario diario, a las Novenas a la Virgen, a Lecturas en la Misa, y otras ayudas a la Parroquia. Que la Parroquia acoja como suya la solemnidad del día 15 de agosto, fiesta de la Virgen de Bisila. Se trata de un grupo que a día de hoy está firmemente formado y funciona correctamente.

  •  

    DESARROLLO DE LAS COSAS: Días anteriores al 7 de septiembre de 2019, se presentó un grupo reducido de 10 al ENCARGADO MI-GUEL MOQUERA, solicitando la posibilidad de acudir a las Jornadas de la Familia, que se ce-lebraba esta fecha en TORRECIUDAD, ya que no pudieron el estar el día de la Peregrinación el 25 de Mayo (DECIMA PEREGRINACIÓN) por razones laborales. Entre el grupo figuraba una madre acompañada de su hijo de 8 años. En esta ocasión, la expedición se pudo incorporar al gru-po que partía de Sabadell a las 6.30h. El grupo estuvo muy satisfecho porque nunca había ido de peregrinación a TORRECIUDAD. A la vuelta todo el grupo mostraba su inmensa satisfacción por todo lo que había visto y oído. La Santa Misa fue celebrada por el Obispo de Bilbao. Su apues-ta segura de repetir fue para el año 2020 que ha resultado fallido.

    APORTACIÓN DE ALGO: En una Conviven-cia anual celebrada el día 4 de Junio del año 2.017 en RIALB, me ha venido a la memoria una idea sustancial, relacionada con el tema. Decidi-mos por la elección de unas parroquias fijas, donde estemos siempre acudiendo a la oración, a recibir los santos sacramentos con suma frecuen-cia, a llevar a los niños, al rezo del Santo Rosario en los momentos, a celebrar con dignidad en día de Fiesta a Nuestra Patrona, Virgen de BISILA, con el fin de llevar con orden la vida sobrenatu-ral de unos cristianos bautizados, otros en ger-men, asumiendo de esta forma todas las conse-cuencias que se derivan de la administración y el desarrollo de nuestras vidas antes de ser llamadas por el Señor.
    Por todo ello, el grupo ha ido asumiendo el Pere-grinaje a la vista de su desarrollo, como un ver-dadero honor a la Virgen y como anticipo de un trabajo personal intenso que el alma tiene que desarrollar con las exigencias de crecimiento, sostenimiento y maduración. En cuanto al desa-rrollo de su personalidad cada uno aspira a que, nuestras almas se vayan configurando, a la medi-da de su plenitud con Cristo.
    A)Cada uno aspira que su alma aspire ser perfec-ta desde ahora llegando el nivel de madurez so-brenatural del verdadero Hijo que Dios espera. Porque se ha esforzado creciendo con ayuda del Espíritu Santo en gracia, comenzando por las vir-tudes teologales, que al elevar su entendimiento y su voluntad a la intimidad con Dios, venga refle-jado todo ello en nuestros pensamientos, y tam-bién en nuestras obras y deseos como buenos cristianos. En efecto, que nuestra fe, confiera nuestra visión sobrenatural propia de un cris-tiano maduro.
    B) Que nuestra esperanza se mantenga firme y serena ante todas las dificultades que el demonio nos someta.
    C) que nuestra caridad, al dirigirnos al Señor y a los demás, rompa el círculo estrecho del egoísmo y sea fuente de comprensión.

    10. APORTACIÓN, ¿ALGO MÁS?. Ante todo lo dicho concluimos diciendo: que ante la gracia como las virtudes sobrenaturales, nosotros los cristiano no las podemos esperar desde una acti-tud de quietud, o, desde un abandono en las co-sas de Dios. Por el contrario, mujer/hombre de-ben empeñar las energías poniéndose de su parte para llegar al encuentro del SEÑOR. Con nues-tras virtudes humanas sí podemos adquirir con nuestras fuerzas, un premio de esfuerzos, fruto de nuestros actos morales buenos ya realizados. Las virtudes definidas por la gracia sobre nuestra alma, nos purificarán y elevarán a virtudes hu-manas. Sin la gracia, las virtudes humanas no lle-gan o nos conducen a la perfección. En cambio, la gracia lo hace posible y además, lo facilita to-do. Se trata de buscar a Cristo y procurar seguirle, porque junto a la acción del Espíritu Santo en el alma y a través de los Sacramentos recibimos el impulso, la fuerza y la capacidad de ir mucho más allá de lo que seríamos capaces con única-mente con nuestras fuerzas. Por lo que buscar la conversión es cambiar, buscar un cambio radical en nuestra vida.
    Por último terminamos con una noticia muy agradable. Decirles que uno de los hermanos, PATRIC SENOGUA, hijos de nuestra hermana IMELDA LOCUNA BOMAHO, por razones de esta triste pandemia No ha podido iniciar sus es-tudios en uno de los Seminarios de Barcelona, que todos sabremos cuando el curso que viene iniciará con alegría sus Estudios, tal y como tiene pensado. Razón de más para asegurar que el Se-ñor nos encamina.
    Aprovecho pues, estas líneas para pedir oracio-nes por el futuro seminarista, su nombre es: PA-TRIC SENOGUA.

  • PRESENTACIÓN: Me llamo Alejandro Ndjoli Mediko, soy natural de la República de Guinea Ecuatorial, estoy y me siento orgulloso de mis orígenes. Por eso, cada vez que nombro mi país, no olvido de anteponer al nombre la palabra República. De profesión soy Ingeniero Técnico Agrícola, carrera que estudié en Valencia. Siendo todavía un mozo, con apenas 18 años, mis padres me enviaron a Valencia, España, por razones de estudios, pues en aquel entonces, 1963, en Guinea Ecuatorial no había ningún centro de enseñanza universitario de ninguna rama, aunque en honor a la verdad, sólo existían los seminarios mayores de Banapá y de Riaba en la isla de Fernando Poo, hoy isla de Bioko. Pero esos centros están reservados únicamente a la formación de alumnos con vocación sacerdotal, cosa que ni se me ocurría entonces.
    Mi familia tenía una finca de cacao, producto que estaba bien valorado en el mercado internacional, y me decanté por la ingeniería técnica agrícola, porque así podría yo mismo dedicarme a la explotación de dicha finca. Tenía referentes de la profesión: don Julio Boneke Eye, recién graduado, Wilwardo Jones, y un elenco de técnicos agrícolas españoles que trabajaban en la colonia e incluso algunos habían sido profesores míos y me animaban por esta profesión.
    Entre los alumnos en la Escuela de Ingeniería en Valencia corrían rumores de que uno de los profesores, concretamente el de tractores y maquinarias agrícolas, era del Opus Dei. Hasta entonces no sabía yo nada del Opus Dei ni había oído hablar de ello. También se decía que si pertenecías al Opus Dei, perdías totalmente tu independencia, tu vida quedaba controlada por la asociación y todo tu sueldo lo volcabas al Opus Dei. Desde entonces empecé a ponerme en guardia y a procurar estar lo más alejado de esa gente. De todos modos, con veinte y pocos años que tenía, mi vida estaba abocada a divertirme y tratar de pasarlo todo lo bien que me podía imaginar y que me permitían los recursos de que disponía, y sinceramente eran pocos, más bien los justos.
    Una vez vino a Valencia un compañero de los tiempos de bachiller en Guinea Ecuatorial, que había estudiado derecho en Córdoba, Andalucía, y nos relató que los del Opus, así se les denominaba, habían querido conquistarle pero pudo evitarlo, y bla, bla, bla…, las cosas que se dicen alegremente cuando no se tienen serios elemento de juicio y sobre todo cuando se rechaza algo ya sea por prejuicio, por desconocimiento o por construir juicios temerarios sin pruebas que avalen lo que decimos, actitud clásica de la “rumorología”. También debo señalar que, a principios de los años 60, regresó a Guinea Ecuatorial Doña Trinidad Morgades, la primera mujer y nativa licenciada y profesora del instituto, luego supimos que disponía de una cátedra en Málaga, muchos años después nos enteramos que era del Opus Dei, además la primera mujer del Opus Dei guineana y en Guinea. Podemos perfectamente asegurar que fue la persona que inició los primeros pasos del Opus Dei en Guinea. Luego, con el transcurso de los años, fui teniendo más información, siempre sesgada, sobre lo que era el Opus Dei y su gente. Del santuario de Torreciudad, ni idea de que existía ni de su ubicación.
    En un tiempo pertenecí al movimiento católico de los Cursillos de Cristiandad en Tarragona, no sé ni cómo fue, lo que sí sé es que era un tiempo de búsqueda, andaba desorientado, despistado, engañado espiritualmente. Fue Carmen Vahillo, una amiga de mi tía por parte de mi padre, Francisca Ndjoli, quien me habló de ello, y me invitó a un retiro espiritual en…, no recuerdo el sitio, con un grupo del movimiento Cursillos de Cristiandad. Dos años después, cuando me casé, Doña Carmen Vahillo fue mi madrina de boda.
  • PRIMER CONTACTO: En el año 2009, me telefoneó mi hija Inés María, que por entonces se encontraba en Torreciudad asistiendo a un curso profesional de un año de duración. El motivo de su llamada era para proponerme, más bien para involucrarme, en la organización de unas romerías al santuario de Torreciudad con la Virgen de Bisila. También me comentó que había un sacerdote guineano en una parroquia de Zaragoza llamado don Faustino, que era quien lo estaba organizando.
  • REACCIÓN PERSONAL: (ante la propuesta). Hay ciertos proyectos que no se pueden rechazar por la propia atracción que tienen e irradian; y éste era uno de ellos. Al día siguiente de la llamada de Inés María, me puse en contacto con el padre Faustino y con Doña Margarita Espinosa, también de Zaragoza. Cabe señalar que Doña Margarita y su esposo Germán son Delegados de Torreciudad en Zaragoza, y se involucraron intensamente desde el primer momento; y de hecho, fueron ellos los primeros que contactaron con el Padre Faustino sobre este asunto.
  • DETERMINACIÓN: (¿cómo te pusiste en marcha, una vez trazado tu plan?). Tengo que estar y estoy muy agradecido a mi mujer, Juana Malonga, gran y fiel compañera, que siempre en situaciones como estas, no sólo me ha apoyado incondicionalmente, sino que además ha asumido responsabilidades poniéndose al frente de acciones para la feliz culminación de los proyectos. Trazado el itinerario o plan de trabajo, con mucha ilusión nos pusimos rápidamente en marcha. Al día siguiente, me puse en contacto con el Padre Faustino y con Doña Margarita Espinosa para ver qué podía hacer y coordinar las acciones. Lo primero era extender y poner en conocimiento de esta idea al mayor número posible de personas guineanas o no, pues comprendimos desde el primer momento que la advocación a la Virgen María no es exclusiva de nacionalidades concretas, es universal, y como tal podían sumarse peregrinos de todas las nacionalidades.
    El primer paso fue imprimir unos folletos muy simples como invitación a esta 1ª peregrinación con la imagen de Ntra. Sra. de la Isla, Madre Bisila. Por otra parte, Inés María, como discreta directora de orquesta, desde Torreciudad cuidaba de todos los detalles del proyecto. Fue así como nos recordó a su madre y a mí que su primo Quique (Enrique Buileló Ndjoli), era artista fallero allá en Valencia donde residía, y que podría hacernos una talla de la Virgen de Bisila. Mi esposa Juana disponía de una estampa de la Virgen de Bisila que se la regaló su suegra, mi madre, y esta estampa es la que nos sirvió para el diseño de los folletos de invitación a esta 1ª Peregrinación. Luego se la enviamos a mi sobrino Quique, que previamente ya había aceptado modelar la talla de la Virgen de Bisila.
    Informados de la existencia de grupos o asociaciones de coros de la Virgen de Bisila en varias localidades de España, decidimos contactarles para que se unieran a la peregrinación. En Barcelona, Doña Tarcila Bokokó colaboró muy activamente y gracias a ella se pudo formar el primer grupo desde Barcelona. Juana y yo viajamos a Valencia para contactar con un grupo de guineanos residentes en esa ciudad, pero por razones que comprendemos, no se pudo formar un grupo desde Valencia. No obstante, seguimos insistiendo convencidos de que algún año tendremos la agradable sorpresa de ver en Torreciudad, alrededor de la Virgen Bisila, a un grupo de peregrinos procedentes de Valencia.
  • IMPACTO PERSONAL: (de la Peregrinación).
    A) Desde el día 29 de Mayo del año 2010, fecha en que realizamos por fin la 1ª Peregrinación, se ha mantenido una conexión y hermandad impresionantes entre todos los asistentes:
    B) Viendo a todos los asistentes reunidos, me viene la visión de la nueva República de Guinea Ecuatorial; todos reunidos y compartiendo el pan en fraternidad, todos convocados por una misma Madre.
  • MILAGROS (que recuerdes y quieras contar):
    A) La hermandad que hubo desde el primer momento, y que entre todos conectásemos enseguida unos con otros, como si nos conociéramos de toda la vida.
    B) Que los actos de esta décima peregrinación hayan sido presididos por el Sr. Arzobispo de Malabo, quien se trasladó desde Guinea a España expresamente para asistir y presidir los actos de esta décima peregrinación.
    C) La gente que, a pesar de su delicado estado de salud, se ha esforzado en acudir a la peregrinación.
    D) Durante una conversación alrededor de la Virgen de Bisila, alguien me dijo textualmente: “La Virgen de Bisila tiene un gran poder de convocatoria”. Y realmente es cierto…, y muy cierto; aunque al principio la gente parece fría y aparentemente sin ánimos, llegado el momento de la verdad, era como si “Alguien” les empujara, les animara, y la concurrencia era cada vez mayor al igual que el ambiente de alegría.
  • DETALLES QUE LA VIRGEN DE BISILA HA TENIDO CONTIGO:  y/o con personas de tu alrededor.

    Desde entonces la gente está respondiendo y hay gente que desde el principio no ha fallado ni una sola vez.

  • ¿DESEAS APORTAR ALGO MÁS?: La primera imagen que se depositó en el santuario de Torreciudad estaba hecha de escayola, y cada vez que se montaba sobre las andas para la procesión, notábamos que no quedaba bien sujeta ni anclada, con el consiguiente riesgo de que algún día podría caerse en plena procesión. Por ello decidimos sustituirla por una de madera. Solicitamos varios presupuestos y el presentado por Quique, mi sobrino, era el más accesible. A pesar de que Quique ya se encontraba desde años atrás residiendo en Guinea, contactamos con él para este menester y como siempre, accedió.
    Una vez tallada la imagen y con las dificultades e inseguridad que presentaba el país, necesitábamos un lugar seguro para guardarla hasta que pudiéramos traerla a España. Fueron infructuosas las primeras gestiones hasta que finalmente una congregación de misioneras aceptó custodiarla hasta que pudiésemos traerla.
    Afortunadamente, Felipe Ndjoli (mi hermano) viajaba a Guinea y se le pidió el favor de traer la imagen. En el aeropuerto de Malabo tuvo que abonar cien Euros, no en moneda local sino en Euros, para poder pasar la talla. Recaudación personal del funcionario de turno. Para abonar el costo de la talla al escultor Quique, y al no disponer del monto en ese momento (se estaba recaudando por aportaciones voluntarias aquí en España), se tuvo que negociar con alguien de confianza allá en Guinea para que le adelantase dicha cantidad y reembolsárselo a su hija que estaba estudiando aquí en España. Así pues; en conclusión: esta es una imagen tallada en Guinea, por un artista de Guinea y con madera de Guinea.
    Seguimos insistiendo y trabajando para contactar con grupos o asociaciones de la Virgen Madre Bisila tanto de Valencia como de Madrid, y rogamos su intercesión para que se sumen más peregrinos sobre todo guineo-ecuatorianos, a esta peregrinación. Para ello estamos en contacto con guineanos tanto de Madrid como de Valencia, Murcia, etc. principalmente.
    No obstante, seguimos insistiendo convencidos de que algún año tendremos la agradable sorpresa de ver en Torreciudad alrededor de la Virgen Bisila, a un grupo de peregrinos procedentes de Valencia, de Madrid y de otras provincias.

    En Guinea Ecuatorial, en el pico de Basilé donde se erigió la primera imagen de la Virgen de Bisila, se ha construido un santuario dedicado a Ella. No es una quimera imposible que algún día desde aquí, España, pudiera formarse un nutrido grupo de peregrinos para visitarlo. Tampoco considero una quimera imposible, y de hecho sueño con ello: una ruta mariana africana, entre Basilé (Guinea Ecuatorial), Yamasukro (Costa de Marfil) y algún otro u otros lugares del continente. ¡¡África está llamada y designada a potenciar y volver a extender los valores de la cristiandad!! Hoy por hoy, es la reserva de la cristiandad.

  • Escultor y artista plástico.

    Era mediodía, estaba en nuestro taller de proyección de obras de artes, debatiendo junto con otros compañeros del gremio de artistas falleros sobre los temas a presentar a las distintas comisiones falleras para la siguiente realización de bocetos. Sonó el teléfono y era mi tío Alejandro Ndjoli Mediko desde Tarragona. -“Te llamo para un proyecto, para la realización de la imagen de la virgen de Bisila, Patrona de la Isla de Bioko (Malabo, República de Guinea Ecuatorial) para la Basílica Mariana de Torreciudad (Huesca), un lugar de peregrinación. Están casi todas las imágenes de las Vírgenes y tenemos que llevar allí a nuestra Mamá Bisila, así todos los ecuatoguineanos aquí en España podremos reunirnos allí todos los meses de mayo para venerar a nuestra Patrona”.- me dijo. Me quedé mudo por un instante, recuerdo que mi respuesta fue: “Te llamo luego”.
    Tal fue mi actitud ante la importancia que suponía semejante proyecto y porque tenía que asimilarlo. Acababa de finalizar mis estudios de escultura hacía dos años exactamente y el siguiente lo dediqué a sacarme el carnet de artista fallero. Llevaba un largo tiempo trabajando en el mundo de las fallas, cosa que no es fácil siendo de un lugar y cultura diferentes, pero supe integrarme y ganarme el respeto de los valencianos a pesar de las vicisitudes. Ahora me tenía que enfrentar a uno de los proyectos más importantes de mi carrera y también por la admiración que le tengo a Modesto Gené Roig, autor de la obra original. Pasado un tiempo, volví a estar en contacto con mi tío Alejandro y le dije que sí, que lo haría. Discutimos sobre el material a utilizar el cromado, etc. Él al principio dijo le gustaría que fuese tallada en madera, yo le respondí que también me gustaba la idea, pero teníamos la dificultad de encontrar madera africana en España. Quedamos en la promesa de que cuando por cosas del destino regresase a Guinea Ecuatorial haría una segunda talla en madera. Entonces decidimos realizar un primer modelo en escayola de una dureza media para que con el tiempo se realizase un segundo modelo en madera. Se modeló primero en arcilla, le saqué un molde de dos piezas para luego verter la escayola. La dejé fraguar y secar la escayola durante un tiempo para luego policromar.

    Llegó el momento añorado, la llegada de la Virgen de Bisila a Torreciudad. Me acuerdo que desde la salida a Valencia hasta Tarragona llevaba la imagen cargada en brazos conmigo, protegida en todo momento ya que estaba preocupado de que no le pasara nada, pensé que mi obligación era ésa: llevarla hasta Tarragona y que luego la asociación se encargaría de su traslado hasta Torreciudad. Mi sorpresa fue cuando me dijeron que me haría cargo de ella hasta su destino. Fueron horas interminables para mí, porque sabía la responsabilidad que conllevaba aquello. Durante el trayecto sonaron cánticos marianos de las diferentes etnias que componen nuestro pequeño pero bello país, Guinea Ecuatorial. Yo con la Virgen en brazos divisaba el precioso paisaje y a su vez en una constante comunicación interna con la Virgen, preocupado en el devenir, ya que no tenía la menor idea de lo que me esperaba, todo eso era nuevo para mí.
    Cruzamos la ciudad de Huesca, nos adentramos montaña arriba y cada vez se hacía el paisaje más diferente, una interminable extensión de agua azulácea y con la sensación de que el autobús describía una espiral ascendente hacia la derecha (círculo bantú de la vida). Al fin, llegamos a Torreciudad: una preciosidad de lugar, me quedé fascinado de la arquitectura impresionante… -“Una obra de arte”, me dije interiormente. Me quedé tan sorprendido de todo aquello que por un momento perdí la atención de lo que pasaba. Bajó todo el mundo del autobús excepto yo, hasta que me dieron la orden de bajar. Con la Virgen en brazos y una multitud de gente alrededor mío, con aplausos, ovaciones en forma de cánticos y felicitándome por el trabajo realizado. Por un momento perdí la noción del tiempo y se me cayeron unas cuantas lágrimas porque no me esperaba aquello.

    Después de unos años y por cosas del destino, regresé a Guinea Ecuatorial cumpliendo lo prometido, una segunda talla en madera (tipo teka). Espero que algún día y como la vez primera y con la misma emoción de siempre, lleve a cuestas a nuestra querida Virgen de Bisila.

  • PRESENTACIÓN: Doña Natividad Oma Bokamba, natural de Punta Mbonda, Guinea Ecuatorial, casada, enfermera jubilada, vivo en Barcelona y me dedico a mi familia.
  • PRIMER CONTACTO: hace muchos años que conozco la existencia de Torreciudad a través de las muchas actividades que promociona como las culturales, sociales, deportivas, espirituales, etc. Cuando los promotores nos presentaron la idea de Peregrinaciones de la Virgen de Bisila a Torreciudad, a mi marido que conoce Torreciudad desde sus fundamentos y yo nos pareció buena idea y desde entonces nos pusimos a colaborar con ellos en las pequeñas necesidades que requerían la organización, como en los comienzos de cualquier labor. Con muchas ganas e ilusión nos pusimos a colaborar con los demás en lo que hacía falta, crear un buen ambiente, momentos de rezar durante el viaje, junto con otros grupos y respetar la puntualidad de la llegada. Algunas veces la asistencia no era la suficiente para cubrir los costes del autocar, entonces se acudía a la generosidad de la gente.

  • IMPACTO PERSONAL: El impacto personal es contemplar que aquellos comienzos están dando pequeños frutos: buen ambiente en adoración, respeto de los lugares sagrados y mucha gente con ganas de participar. Ha habido casos en los que, para poder asistir y coger el autobús a la hora puntual, la gente ha preferido ir a pasar la noche en casas de amigos y familiares y así coger juntos el autocar al día siguiente temprano. En el IX Aniversario de las Peregrinaciones, nos visitó el Obispo de Malabo (Guinea Ecuatorial) que concelebró la Santa Misa en un ambiente festivo y en hermandad que terminó con una tertulia muy amena.

  • MILAGROS: No recuerdo ninguno extraordinario, serían aquellos pequeños de cada día a los que se refería San Josemaría tras una buena confesión después de muchos años.

  • DETALLES QUE LA VIRGEN DE BISILA HA TENIDO CONTIGO y/o con personas de tu alrededor: No me consta. Pero el grupo se siente feliz, pasando el día al lado de la Virgen y lo exterioriza con sus cánticos desde Torreciudad a Barcelona.

    Barcelona, 10 agosto 2020

  • PRESENTACIÓN: Mi nombre es Joanna Ndjoli Malonga. Profesionalmente me dedico al cuidado y a la formación de las personas a través de la revalorización del servicio. Colaboro en una Asociación juvenil para la educación en valores en el tiempo libre. Y también soy catequista de Confirmación .
  • PRIMER CONTACTO en que te “pidieron”, “buscaron”, etc. para el inicio de la Peregrinación: fue en mayo del año 2009.
  • EXPLICAR LA SITUACIÓN: ¿quiénes acudieron a ti? ¿cómo se sucedieron los hechos?¿a raíz de qué?
    La propuesta me llegó directamente de los organizadores: mis padres y mi hermana Inés María. Torreciudad es un Santuario. Estaba muy familiarizada con él puesto que he acudido allí, individualmente, en grupo o en familia en múltiples ocasiones. Por el carácter mariano del Santuario, son muchas las peregrinaciones que se realizan a lo largo del año. Mi familia observó que, entre todas las advocaciones marianas registradas en Torreciudad, no constaba la Virgen de nuestra tierra, Guinea Ecuatorial. Mi hermana Inés Maria fue quien lo advirtió.
    Solicitando información al respecto en Torreciudad, le comunicaron que efectivamente, no constaba, pero que si alguien se hacía cargo, no habría inconveniente en recibir la advocación de la Virgen de Bisila, Patrona de Guinea Ecuatorial.
    Fue entonces cuando ella hizo el planteamiento a mis padres, quienes acogieron con ilusión la iniciativa. Y así comenzó una revolución que en el 2020 cumple su 11° aniversario.
  • REACCIÓN PERSONAL ante la propuesta: mis primeras reacciones fueron la sorpresa y la emoción. Sorpresa porque, por un lado, no había imaginado siquiera la posibilidad de poder realizar esta propuesta; y por otro, porque en la vivencia de mi familia, era una iniciativa sin precedentes: nunca antes se había realizado algo así. Emoción porque, el hecho de que la iniciativa girase en torno a la Patrona de mi país lo hacía especial; y emoción también porque que fuese mi familia quien lo organizaba, hacía que el evento fuese único e histórico.
  • DETERMINACIÓN (¿cómo te pusiste en marcha, una vez trazado tu plan?): confieso que en este sentido lo tuve más fácil. Con gran implicación y generosidad, mis padres y mi hermana Inés María volcaron creatividad, esfuerzo y recursos para organizarlo todo. Yo me dediqué a secundar las pocas tareas que me adjudicaron y a participar con gran ilusión en el desarrollo del evento.
  • IMPACTO PERSONAL de la Peregrinación; expectativas, imaginación, realidad; cómo se fueron desarrollando las cosas: sin duda, el primer milagro fue concebir esa iniciativa y decidir llevarla a cabo. Sólo este hecho ya supuso un acto grande de amor. Un acto de fe y de esperanza. Ante esta evidencia, mi actitud fue de agradecimiento y considero que, satisfecha, no esperaba nada más. Pero Dios siempre es más Magnánimo cuando nos mostramos audaces. Y los milagros se fueron sucediendo, de manera natural, en cadena hasta llegar a ser una colección. Cuando llegó la fecha del evento, la realidad superaba con creces la imaginación más atrevida. Inevitablemente, observar la Providencia en acción admira, sobrecoge, reorienta nuestra mirada invitando a posicionarnos, situándonos cada uno en el lugar donde debemos estar y reconociendo el lugar que le corresponde a Dios. Observar parte de lo que Dios es capaz de hacer con nuestra correspondencia llena el corazón de confianza.
  • MILAGROS que recuerdes y quieras contar: me impresionó la devoción, la piedad, las confesiones, la participación de algunas personas que no hubiese imaginado nunca en un evento similar; me impresionó el regreso a la práctica de la fe de otras que, por algún motivo estaban más alejadas…
  • DETALLES QUE LA VIRGEN DE BISILA HA TENIDO CONTIGO y/o con personas de tu alrededor: le agradezco la protección que brinda a mi familia y el cariño que le profesamos, que considero mayor a raíz de las peregrinaciones.
  • Gran parte de la “Ceiba” de mi vida se la debo a la Virgen de Bisila, Patrona de la Isla, durante mi estancia en Torreciudad.
  • Durante el año que estuve residiendo en Torreciudad, se fraguó la romería anual de la Virgen de Bisila de una manera muy curiosa para todos. La mía, fue así:
  • Recuerdo que un día, “se me pasó por la cabeza” la idea de organizar la Peregrinación de la Virgen de Bisila en Torreciudad, pero la deseché inmediatamente porque “no me quería liar”. Al cabo de un par de días, vi la película de “Los pastorcitos de Fátima” y en una de las escenas, los pastorcitos afirman llenos de miedo, pero a la vez, con decisión ante las amenazas:

  • “Si la Virgen nos manda hacer una cosa, nosotros la tenemos que hacer”.- o algo parecido (no son palabras textuales).
  • Vi con una claridad que no sé explicar con palabras que ese mensaje era para mí y tenía una total relación con la “idea que se me había ocurrido” días atrás.

    A partir de allí, empezó una vorágine de gestiones, proyectos, viajes, lluvia de ideas, que, con la generosidad y el apoyo de tanta gente, ha sido y sigue siendo posible: ¡GRACIAS, VIRGEN DE BISILA!

  • Todas las advocaciones a nuestra Madre Santa María son válidas, aunque puedo decir, por experiencia personal, que la Virgen de Bisila tiene un poder espectacular de reclamo y de hacer milagros: pero su especialidad se manifiesta cuando las cosas “se ponen del revés”, por decirlo de alguna manera. Así se palpa más su “Magnanimidad”.
  • Desde sus comienzos, hemos vivido situaciones increíbles: desde organizar autobuses, minibuses, coches particulares… a gestiones prácticamente imposibles hechas realidad incluso en el último momento; pero, como siempre, los milagros más admirables son las conversiones y el acercamiento de las almas a Dios.
  • Quisiera aprovechar este espacio para dar las gracias a los Delegados de Torreciudad que incondicionalmente han apoyado y apoyan esta romería (como tantas otras); sólo citaré algunos nombres: Germán, Margarita, José Manuel Edjogo, José Luis González, José Luis (de Venezuela), Fernando Barrachina e Isabel; a mis padres, por supuesto, por su empuje, fe y constancia en este gran proyecto; también a todo el equipo de Torreciudad, que nos han facilitado todo lo que hiciera falta y más, siempre tan discretamente y con una sonrisa en los labios y a tantas personas que han colaborado de alguna manera u otra en esta maravillosa realidad: mi más sincero agradecimiento.
  • Rezo para que la Madre de Dios vele por cada uno de nosotros, ya que tanto nos quiere y acoge siempre, sin excepción.

VÍDEOS DE LAS PEREGRINACIONES